son demasiado buenos como para que el ser humano provenga de ellos