El que vive de esperanzas, muere de sentimiento