cuando la hora de comer se convierte en un alucha por encontrar algo en la nevera vacia