cuando el plato tiene dueño… a todo el mundo le da hambre