extraño mi infancia cuando mis unicas preocupaciones eran: caminar sin pisar las rayas y colorear sin salirme de las lineas