el problema no es el daño, son las huellas