no hay nada peor que mirar sin ver, vivir sin reir, y amar sin confiar