librame de los morrongos señor, que de los avispados me libro yo