no creas en quien dice quererte, sino en quien lucha por tenerte