estoy tan juicioso que me pidieron la hoja de vida en el vaticano