de la vida aprendi, que hay que creer en hechos y no en palabras