Tu peor batalla es entre lo que sabes y lo que sientes