si tu orgullo te mata, el mio no me deja ir a tu entierro