Esos besos en el cuello que provocan «skajhsjkahs»