un lunes mi vecino me vio acostado en una hamaca y me dijo: la pereza es pecado y yo le dije: la envidia tambien