ni callejera ni de casa, ni diabla, ni santa, simplemente aprendi a mezclar lo bueno con lo rico