Basta tan solo una mentira para poner en duda todas las verdades