Conozco personas muy atractivas, pero tan vacias de la cabeza, que su  fisico fue el regalo de consuelo