a veces hace falta quien le diga a uno «y ese pirobo que hace hablandole bonito a usted»