A veces, no nos queda de otra que arrancarnos a la gente del alma a sangre fria