no somos frios por falta de sentimientos sino por abundancia de decepciones