llega un punto en el que ya no esperas el mensaje de nadie, y tambien eres feliz, es bonito, y esta bien