Ahora nos cuesta saludarnos, cuando antes lo que nos costaba era despedirnos