los hombres siempre quieren justificar sus pendejadas con un «estas locas»