uno sabe que ya no esta en el hotel mama cuando el almuerzo es un chocoramo con coca cola