Dejar de creer en el amor por una mala experiencia es como dejar de tener  por que te toco un mal polvo, una comparacion un poco fuerte pero muy cierta