Algunas veces de los peores finales vienen los mejores comienzos