usted no es fea, digamos que Dios la mando en obra negra