a tu receta de ser «hombre» le faltaron huevos