Para reflexionar

A palabras neceias oidos sordos, a los malos actos ojos ciegos y a las personas maliciosas ignorarlas

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *