si fueras una lagrima no lloraria por miedo a perderte